Pasar al contenido principal

35º ANIVERSARIO. Ley de Entidades de Previsión Social Voluntaria. Homenaje a JON ALDECOA.

Carta de Agradecimiento de D. Jon Azua, Exvicepresidente del Gobierno Vasco

 

La amable invitación a participar en este merecido homenaje a Jon Aldecoa y con él, al reconocimiento del 35º Aniversario de la Ley de Entidades de Previsión Social Voluntaria, me ofrece la oportunidad de unirme al recuerdo agradecido a Jon y, con él, a quienes han hecho posible la puesta en valor de este, cada vez más necesario y actual, mundo de la Previsión Social.

 

Si desgraciadamente no puedo estar hoy presente entre vosotros, quisiera al menos trasladar mi afecto, consideración personal y reconocimiento a Jon como uno de los grandes creyentes e impulsores de este mundo que, día a día, extiende su impacto, ya sea desde la financiación de la previsión, el ahorro y la inversión con un claro objeto social, como de la cada vez más necesaria protección, prevención y seguridad social y del bienestar, eje de las políticas y decisiones demandadas por una sociedad que aspira a ser cada vez más solidaria e igualitaria, en nuevos marcos de progreso social por definir y construir.

 

Hoy, 35 años después de dotarnos de un instrumento como la Ley que recordamos, hemos de resaltar el enorme camino que nos queda aún por recorrer. El éxito de la iniciativa se ha visto ralentizado bien por su uso reduccionista desde ópticas estrictamente financieras homologadas a la baja con otro tipo de productos y servicios, escasamente potenciada por la fiscalidad y limitada por una excesiva orientación hacendística, alejándose en ocasiones del espacio de la seguridad y bienestar social. Los desafíos a los que nos enfrentamos reclaman de una mirada agresiva hacia los objetivos sociales, el empleo, el futuro del trabajo, de las rentas asociadas o no al trabajo o empleabilidad tradicionales y, en definitiva, hacia el logro de una verdadera sociedad de bienestar. El potencial de este espacio que hoy celebramos ha de reforzarse y constituir un verdadero motor y objetivo de transformación.

 

Personas como Jon, comprometido (y reconocido) con este mundo, tanto desde sus responsabilidades públicas, como privadas, nos dejan un gran testimonio y referente.

 

Euskadi acertó en alcanzar esta Ley en su adaptación y aplicación propias. Nos apoyamos en ella para superar grandes déficits y abordar nuevas iniciativas. La pusimos a disposición del ahorro, la inversión y la negociación colectiva, paliando efectos devastadores de las crisis padecidas y nos ha ayudado a recorrer diferentes iniciativas al servicio de nuestra sociedad. Hoy, esta labor, necesariamente inacabable, reclama observarla con nuevos propósitos e impulsos. Este es el mejor homenaje que podríamos ofrecer a la Ley y, sobre todo, a quienes han hecho posible entender este gran movimiento de la previsión social.

 

Hoy, como ayer, la desigualdad enmarca el mayor reto social al que nos enfrentamos. Ni los reclamos por un determinado sistema de pensiones, o por un modelo u otro de salud para todos, o diferentes políticas sociales “aisladas”, supondrían la solución a los nuevos desafíos que afrontamos. La reinvención de un nuevo sistema integrado e integral público-privado de prevención, protección y seguridad social y de bienestar resulta imprescindible, y su construcción se aleja, cada vez más, de prácticas, reglas e instrumentos del pasado. Una nueva mirada nos espera. Nueva mirada que exige entender y aprender de quienes innovaron en su momento y abanderaron este espacio de la previsión social. El esfuerzo, conjunto y real de la sociedad, del sector público y gobiernos, de las empresas y de individuos comprometidos, está en la base de la transformación necesaria. Como lo fue hace 35 años.

 

Mi recuerdo agradecido. Mi homenaje especial a Jon Aldecoa y su contribución a una sociedad mejor.

 

Agur eta ohore!

 

 

Jon Azua Mendia

Presidente